fbpx
Patrocinado

Cómo preparar conservas caseras

922

Esta técnica es una tradición realizada por nuestros ancestros que nos permitía disfrutar de cualquier sabor concentrado en los coloridos frascos. Las conservas son una forma práctica de mantener los alimentos por mucho más tiempo, y poder disfrutarlos en cualquier época del año. Hoy en Buenos Sabores te mostraremos todo lo que necesitas saber para preparar y cuidar las conservas que más te gusten. ¡Empecemos! 

Patrocinado

¿Qué debes tener en cuenta para preparar una conserva?

  • Esterilizar: Uno de las etapas principales al preparar las conservas es la desinfección de los frascos que se van a utilizar, que preferiblemente deben ser de vidrios. Para ello existen dos formas sencillas: 
  • Agua caliente: coloca los frascos herméticos y tapas en una olla con agua, llévalos a temperatura alta para que hiervan por unos 15 minutos, luego déjalos enfriar y escurrir hasta que sequen. 
  •  Al horno: otra manera de desinfectar, es llevar las tapas a una olla con agua hirviendo, mientras que, coloca los frascos en el horno boca abajo a unos 100 °C por 15 minutos. 
  • Envasar: Al envasar recuerda dejar un espacio de 1 o 2 cm entre el alimento y la tapa, además minimizar los espacios con aire dentro del frasco, así podrás evitar la producción de bacterias o microorganismos. 
  • Precalentar: Una vez envasadas, algunas conservas deben dejarse reposar, luego de que enfríen, se colocan nuevamente en una olla con agua hasta hervir (en el caso de frascos de 1 kg por 25 minutos y para frascos de ½ kg por 20 minutos), así podrán expulsar el aire que contenga el frasco y sellarse al vacío. 
  • Escaldar: El escaldado, es un proceso donde se hace un cambio brusco de temperatura a las verduras con la finalidad de mantener sus características. Para ello, estas se deben colocar en agua hirviendo por unos 30 segundos e inmediatamente llevarlas a agua fría, cortando así la cocción. 

Tipos de conservas: 

Existe una gran variedad de preparaciones para conservar los alimentos de temporada, frutas, vegetales, verduras y otras opciones pueden formar parte de tus recetas favoritas, incluso después de varios meses en la heladera. Conoce los tipos más comunes: 

  • Conservas en vinagre: 

Este conservante logra impregnar a los alimentos con su ácido para reemplazar el líquido natural que se encuentra en ellos. En este método se puede utilizar tanto frutas como vegetales que, además, suelen mezclarse con azúcar o sal para romper el proceso de degradación. Los métodos más comunes son el escabeche y encurtido.

Receta

Verduras en escabeche

Ingredientes: 

  • 2 zanahorias
  • 1 pepino
  • ½ cebolla morada
  • 2 dientes de ajo
  • 1 taza de vinagre de manzana
  • 100 ml. de agua
  • ½ cdta. de sal
  • ½ cdta. de azúcar
  • ½ cdta. de pimienta

Preparación: 

  1. Corta la cebolla, zanahorias, pepino en corte juliana.
  2. Escalda las zanahorias.
  3. Machaca ligeramente los dos dientes de ajo. 
  4. En una olla vierte el vinagre de manzana, el agua, la sal, azúcar y pimienta, lleva a fuego medio por unos minutos hasta que hierva. Deja reposar. 
  5. En el frasco vierte un poco del líquido e introduce las verduras previamente cortadas con el ajo, finaliza agregando el resto de la cocción.
  • Conservas de azúcar: 

El azúcar es uno de los ingredientes más utilizados para mantener los alimentos en buenas condiciones, especialmente las frutas, disminuyendo su humedad y evitando que se formen microorganismos que las deterioren. Algunas opciones son las frutas en almíbar, mermeladas, jaleas, néctares y compotas. 

Receta

Melocotones en almíbar:

Ingredientes: 

  • 5 melocotones
  • 1 L. de agua
  • 500 g. de azúcar

Preparación: 

  1. Quita la cáscara a los melocotones, lávalos bien, corta por la mitad y retira el hueso. 
  2. En una olla vierte el litro de agua con el azúcar y lleva a fuego alto hasta hervir, luego retira de la cocina, coloca los melocotones y deja reposar por 3 horas.
  3. Retira los melocotones del almíbar e introdúcelos en el frasco. 
  4. Lleva el almíbar nuevamente a fuego alto por 5 minutos más, retira y vierte en el frasco hasta cubrir los melocotones.
  5. Cierra el frasco al vacío. 
  • Conservas en aceite: 

El aceite, especialmente el de oliva cuenta con una gran cantidad de antioxidantes que crean una capa protectora para aislar los alimentos de microorganismos que generan su deterioro. Esta opción es recomendada para conservar quesos, pescados, algunas carnes y verduras frescas o deshidratadas.

Receta: 

Queso cabra en aceite

Ingredientes: 

  • 250 g queso cabra
  • Ralladura de una naranja
  • Ralladura de un limón
  • 4 anís estrellado o de estrella
  • 3 hojitas de menta
  • ½ de aceite de oliva

Preparación:

  1. En un bowl y con ayuda de un tenedor tritura el queso cabra hasta dejarlo puré. 
  2. Agrega la ralladura de naranja y limón, mezcla bien para que se integre con el queso.
  3. En el frasco coloca las hojas de menta con el anís estrella y vierte el aceite de oliva.
  4. Con la mezcla del queso realiza pequeñas bolitas y ve agregándolas al frasco, lleva al refrigerio.
  • Conservas de sal: 

Conocida también como “salazón” o “conservación con salmuera”, es un método que se utiliza para otorgar larga duración a las carnes, pescados y algunas verduras, eliminando el exceso de agua que se encuentre en ellos. Por lo general, esta es mezclada con agua o algún ácido cítrico para su preservación. 

Receta

Pimientos en salmuera

Ingredientes: 

  • ½ kg de pimientos
  • 1 l de agua
  • 100 g de sal gruesa

Preparación: 

  1. En una olla vierte el agua y la sal, ponla a fuego alto hasta hervir.
  2. Corta y lava bien los pimientos para retirar todas las semillas.
  3. Escalda los pimientos, deja reposar y luego introdúcelos en el frasco.
  4. Vierte el agua con la sal y lleva a precalentar.

Temperatura y tiempo de duración de las conservas:

Una conserva preparada y sellada al vacío puede durar meses e incluso hasta un año en perfectas condiciones, siempre que a esta le sea respetada la temperatura de congelación o refrigeración, así como el proceso de envasado. De esta manera:  

  • Refrigeración: va desde 3° C hasta los 8 °C para conservar por días.
  • Congelación: va desde -6° C hasta los -18 °C para conservar de 1 a 3 meses.
  • Ultracongelación: va desde los -18 °C hasta los -30 °C para conservar hasta un año. 

¡Tips para una conserva casera perfecta!

  • Utiliza frascos de vidrios y de cierre hermético.
  • Verifica que la conserva esté cerrada correctamente para evitar que los alimentos fermenten o produzcan bacterias. 
  • Durante la desinfección de los frascos y alimentos puedes proteger a los mismos colocando una toalla limpia en el fondo de la olla, así evitarás que estos rocen.
  • Para llevar un control del tiempo de las conservas puedes colocarles etiquetas con la fecha de elaboración.
  • Evita consumir las conservas si presentan burbujas, moho, mal olor o si la tapa se infla hacia afuera.
  • Selecciona alimentos frescos y de calidad para preparar tus conservas.
  • Deja que las conservas se enfríen a temperatura ambiente antes de llevarlas a la heladera.
  • Siempre debes comenzar el pre calentado con agua fría y dependerá del tamaño el tiempo de esterilización.

Empieza a realizar tus propias conservas con todas las recomendaciones que te dejamos y cuéntanos cómo te fue. No olvides compartir una foto en nuestras redes sociales ¡Porque los Buenos Sabores… no se hacen esperar!

Cerrar
Buenos Sabores © Copyright 2020. Todos los derechos reservados